METATRÓN - MAYO DE 2017


METATRÓN


 

7 mayo 2017

 

 

Ehieh Asher Ehieh.

 

Vehuiah, Vehuiah, Vehuiah.

 

… Silencio…

 

Yo soy Metatrón. Permitidme, en primer lugar, saludar a vuestra llama de Eternidad.

 

…Silencio…

 

Hoy estoy con vosotros. Instalémonos unos instantes en la comunión del corazón

 

…Silencio…

 

Vengo con vosotros este día, hijos de la Ley del Uno, para festejar en vosotros el retorno de Cristo y la Llamada de María. Acompaño el despliegue de la Luz en la Tierra, en su última densidad que es la vuestra, y muy pronto, ante vuestros ojos físicos. Los sonidos del Cielo y de la Tierra, acompañados por los fuegos de la Tierra y del Cielo, van a encenderse uno a uno para apoyar y celebrar también la Ascensión de la Tierra y vuestra Liberación.

 

Como sabéis, nadie sabe la fecha; no obstante, lo que observamos desde donde estamos ubicados, cerca de vosotros, nos muestra que suficientes Hijos de la Ley del Uno que han despertado en ellos el Corazón Ascensional y han recibido la revelación interior de Cristo, firman, para nosotros y para vosotros, el pasaje a la última etapa que revela la primacía de la verdad y de la eternidad de la Luz en vuestro mundo, de la que ha estado privada durante tanto tiempo.

 

Todos los elementos previos a la última escena de la obra de teatro, están en su lugar. Como os han indicado el Arcángel Mikaël, Cristo y María, ahora todo se ha cumplido y todo está preparado de la forma más minuciosa para lo que está sucediendo hoy en la Tierra. Nadie sabe la fecha; sin embargo, todas las señales que esperábamos con vosotros, han llegado ya. Eso significa que cada uno de vosotros jugáis lo mismo que todo el colectivo de la humanidad.

 

La revelación íntima e interior de María para muchos de vosotros, así como recientemente, de Cristo, nos hace considerar una cercanía de los acontecimientos descritos en el Apocalipsis de San Juan, de los hechos -no de la vibración-, en el escenario de este mundo.

 

A menudo se os ha hablado del “miedo” o el “Amor”. Eso puede ser sustituido ahora por el equivalente de lo que llamaría “interior” o “exterior”. Allí donde dirijáis vuestra mirada, mientras no la volváis hacia vuestro corazón, os causará sorpresa y preocupación por los eventos de la Tierra, pero no olvidéis que desde el momento en que vuestros ojos se vuelvan realmente hacia vuestro Corazón del Corazón, hacia el interior, os hará comprender que el exterior no es nada, al lado de vuestro interior.

 

En ese interior llamado “Corazón del Corazón”, en vuestra morada tal y como Cristo os ha dicho, está la Verdad y no en otra parte y, sobre todo tampoco, en lo que es visible de momento a vuestros ojos físicos. Desde este momento, más allá de las partículas adamantinas y los pueblos de la naturaleza, más allá de los vórtices dimensionales de la quinta Dimensión, el despliegue de la Luz en las zonas más alejadas en relación a la Luz -en vuestras grandes ciudades, dentro de ciertas estructuras llamadas estatales-, aparecerá (hablo de “aparición”, es decir, de visibilidad directa de la Luz), no solo en las zonas privilegiadas que habéis vivido, no solo durante las noches, ni en vuestros alineamientos, ni en vuestras Teofanías o en las Radiaciones Arcangélicas, sino también en lugares inusitados e inusuales, asiento de los poderes ocultos de las fuerzas de depredación.

 

Como os ha dicho Mikaël, esto no es para destruir nada, sino para informar a aquellos que se han alejado de la Verdad, del retorno de la Verdad.

 

Por mi Presencia, según os ha anunciado Cristo y el Arcángel Mikaël, la impulsión Metatrónica -diferente a la primera corriente de Luz que abrí entre KI-RIS-TI y vuestro corazón-, va a presentarse de nuevo de forma espontánea, independientemente de los horarios de las Teofanías, y os recuerdo que concierne a las horas que van desde las 17:00 a las 0:00 del lugar del que hablo.

 

La transfixión del corazón, la perforación del pericardio, la apertura del chakra del corazón y de la Puerta KI-RIS-TI, así como la Puerta ER, será efectiva. No cambiará nada si Cristo es acogido o no. Esta transfixión o perforación del corazón ha alcanzado un nivel tal que podéis percibirlo y experimentarlo durante las Radiaciones y durante las Teofanías.

 

Esta impulsión Metatrónica abre un camino a la finalización de la liberación de la humanidad -eso es ahora. Eso significa también que no hay que buscar una fecha posterior relativa a la Llamada de María. Os basta con sentir la inminencia de este evento para volveros más todavía hacia el Corazón del Corazón, hacia la capacidad de desaparecer de la Ilusión.

 

El Fuego de los Hayot Ha Kodesh entra en acción esta tarde en diversas partes del mundo, y crecerá progresivamente o de forma brusca, de acuerdo con la inminencia, en todas las regiones de la Tierra. Esta corriente, visible en forma de pilares de Luz Blanca, os aparecerá claramente sin hacer ninguna llamada a ningún sentido sutil, sino claramente ante vuestros ojos, a vuestra percepción. Los pilares de Luz, de los que algunos ya han sido observados, pero muy raramente, se generalizarán permitiendo un acceso directo de la Luz adamantina de forma mucho más intensa y profunda de la que ha habido hasta ahora.

 

La representación de este pilar de Luz en vosotros se sitúa entre el Sacro y la cima de vuestra cabeza. Esa estructura tapizada de Luz, que antes se denominaba “Sushumna”, es ahora el “Canal del Éter” perfectamente permeable, entre el sacro y la cabeza. Poco importa que hayáis vivido las etapas previas (Onda de Vida, Coronas radiantes).

 

Un pilar de Luz estará disponible para cada uno de vosotros. Eso corresponde a la puesta en funcionamiento colectiva de la MerKaBah interdimensional personal, independientemente de vuestro destino, se puede decir.

 

Aparte del aspecto visual de esos pilares de Luz en algunos lugares cada vez más numerosos, existirá una percepción clara de lo que sucede en vuestra espalda entre el sacro y la cabeza. Además, desde el comienzo de las Radiaciones Arcangélicas, muchos de vosotros, como hemos visto y observado, han experimentado el despertar del Fuego del Éter, no solo en diferentes zonas precisas por la alquimia de la Luz, denominada “Fuego Vibral”, sobre las Puertas o las Estrellas, sino directamente ahora, al nivel del sacro, impulsando el retorno de la materia hacia el Espíritu e impulsando la transubstanciación de vuestro cuerpo físico en cuerpo de Eternidad -os repito, sea cual sea vuestro destino.

 

Los consejos dados por Cristo en lo que concierne a “velad y orad”, es válido hoy, por supuesto. Por la generalización de este Fuego Ígneo, y como os ha manifestado Mikaël en sus recomendaciones, es necesario relajarse para integrar lo que va a suceder o sucede ya, en algunos de vosotros. Esta integración del Fuego Ígneo en el sacro y entre el sacro y la cabeza, es posible en los lugares de la naturaleza, lejos de toda fuente electromagnética relacionada con la organización de vuestras ciudades. Es en la naturaleza y para algunos de vosotros en vuestra cama, donde se realizará esta percepción y esta activación de la columna de Luz.

 

Esta columna de luz se extiende entre la cabeza y el sacro, completando así la primera impulsión Metatrónica que tuvo lugar hace unos años, partiendo de KI-RIS-TI y uniéndose al chakra del corazón por delante. Por tanto, se ha realizado en vuestro cuerpo, la Cruz Crística. Cruz Crística que está situada en el plano sagital, entre arriba y abajo, entre delante y detrás.

 

Tan pronto como esta columna de Luz sea instalada y percibida en vosotros, será el momento en el que intervendrá el Arcángel Uriel, esta vez, para favorecer la última reversión: del exterior al interior, de izquierda a derecha, de derecha a izquierda, de delante hacia atrás y de atrás hacia delante. Eso podrá conducir, no de manera constante, pero sí de forma bastante regular, a llevar a un número bastante importante de humanos encarnados, a un basculamiento de la conciencia que se hará con plena consciencia y tendréis la impresión -no será más que una impresión-, de giraros hacia el interior de vosotros mismos. Ese retorno es de 90 grados hacia el interior o 180 grados hacia la derecha o hacia la izquierda de vuestra conciencia que pondrá en plena actividad vuestro MerKaBah interdimensional personal.

 

Fijaos que ese movimiento de energía, de la conciencia y de la vibración, no corresponde, para la mayoría de vosotros, a nada de lo que hayáis podido experimentarse hasta ahora. Sin embargo, el umbral de densidad de la Luz adamantina, presente en la Tierra, permite ahora realizar mi última obra a través de los pilares de Luz tanto entre el Cielo y la Tierra, como entre el sacro y la cabeza, permitiendo el reajuste del eje de la Tierra que ocurrirá después de la detención de su rotación.

 

Os invito, cuando se produzca en vosotros, que dejéis bascular vuestra conciencia, antes de desaparecer en el interior de vosotros mismos. Así será terminado el encendido, esta vez, de la MerKaBah interdimensional colectiva que se volverá visible después de la Llamada de María o durante su Llamada.

 

La multiplicación de los pilares de Luz, tanto en vosotros como en la Tierra, mostrará también en la pantalla de este mundo y sobre lo que haya que ver y vivir, los eventos profetizados desde hace tiempo y no solamente en el Apocalipsis de San Juan sino en todas las profecías de cualquier lugar y de cualquier cultura de este planeta.

 

La impulsión Metatrónica del establecimiento de los pilares de Luz, tendrá lugar ciertamente el 8 de mayo a las 8:00 horas de la mañana, de donde yo hablo. No esperéis vivir todos, esta última reversión de la conciencia en vuestro cuerpo. Aquellos de vosotros que, no obstante, comiencen a vivirlo, en ese día, en días sucesivos o en las semanas siguientes, deben cuidar de hidratarse correctamente, bañarse y ducharse con frecuencia y aumentar la proporción de líquido que absorbéis diariamente, al menos en un 50% para facilitar el proceso vinculado a mi impulsión, pero, por supuesto, al Fuego Ígneo y la presencia de Cristo.

 

Por tanto, invito a cada uno, a estar atentos a las señales de vuestro cuerpo. El signo más relevante de la instalación de este pilar de Luz será una sensación al nivel de las Puertas posteriores situadas al nivel de sacro, al nivel de KI-RIS-TI y también al nivel de la Estrella OD y del punto ER central de la cabeza. Cuando sintáis o percibáis, independientemente del tipo de percepción, el sacro, la Puerta KI-RIS-TI, la Estrella OD o la Estrella ER, sabréis entonces que vuestra energía, vuestra conciencia, está lista para girar de manera definitiva para actuar en la MerKaBah interdimensional, no personal sino colectiva.

 

A través del proceso conjunto, al que os ha llamado María y que ha denominado Teofanía o Comunión de corazón a corazón, se permitirá de alguna manera interconectar la Tierra con las líneas multidimensionales de la Libertad, tal y como se os ha explicado en lo concerniente a las líneas sagradas que conectan los pueblos élficos. Eso será realizado no solo de uno a otro pueblo élfico, sino directamente entre vosotros, o al menos entre algunos de vosotros, pero también directamente con los pilares de Luz entre el Cielo y la Tierra. En ese momento la división de la conciencia volará en pedazos. No habrá ningún límite a la percepción, no habrá ningún encierro, sea cual sea el momento de la Llamada de María en relación a este proceso.

 

Así, experimentaréis, aquellos que vivís una llamada antes de la Llamada de María, y veréis por vosotros mismos, que todo es uno y que estáis conectados, en el Amor y en la Libertad, los unos con los otros, y que nada puede estar separado por aquellos que lo viváis antes de la Llamada de María.

 

Insisto, una vez más, desde el momento en que vuestro sacro -no ya las Puertas laterales o superiores e inferiores del sacro, que ya han sido activadas desde hace muchas semanas en muchos de vosotros, sino el mismo sacro, la parte central del sacro-, sea activado, dará lugar a diferentes percepciones en cada uno y será el testimonio de la inminencia de vuestro basculamiento final de la conciencia. No hablo de la desaparición de este plano, sino de la instalación visible, a vuestros ojos y a los ojos de todos, de vuestro cuerpo de Êtreté, manifestando una forma, para el que lo ve, como de una desaparición dentro de la Luz Blanca, borrando los contornos de vuestra forma y diluyendo vuestras expresiones por la felicidad que eso pueda causar.

 

Dependiendo del acercamiento de Nibiru y de la resonancia de la Tierra, llamada el canto del Cielo y el canto de la Tierra, os daréis cuenta que seréis cada vez más los que estéis conectados por el Amor y la Libertad, unos con otros, estéis donde estéis en este planeta. Eso se podrá reflejar, en un primer momento, por un sentimiento de agobio, de informaciones, de sobrecarga de las informaciones que llegan a vosotros procedentes de hermanos y hermanas o de los pueblos galácticos que hasta ahora no podían ser vividas. Eso traduce también, más allá de la significación final para todo el colectivo humano, una capacidad siempre mayor de vosotros individualmente para vivir con María, con Cristo, con Mikaël y con la Luz, haciendo que seáis no un interlocutor privilegiado, de ninguna manera, sino un ser responsable y autónomo con la Luz y la Eternidad encontrada.

 

Por supuesto eso reflejará, mientras el cuerpo físico esté presente en estos seres humanos, mecanismos fisiológicos totalmente desconocidos que implican modificaciones importantes o extremadamente importantes de todas las funciones fisio-psicológicas de vuestra presencia en lo efímero; vuestra mirada será nueva, vuestra energía vital será magnificada y sublimada por el Fuego Vibral. En ese momento, os volveréis prácticamente radiactivos. La irradiación de Luz que emanará de vuestra nueva Presencia en la Eternidad, en conciencia -y a pesar o gracias a este cuerpo físico-, permitirá realizar un objetivo idéntico al de los pilares de Luz entre el Cielo y la Tierra, es decir, la fusión del Cielo y la Tierra que celebra la Ascensión de la Tierra y vuestra liberación.

 

Eso, por supuesto, no ocurrirá únicamente durante la Llamada de María, sino que durará después, durante el período final de la transición, estéis donde estéis. Eso os permitirá, si permanecéis en la atmósfera de la Tierra, trabajar para ayudar, servir y curar a los que de alguna manera caminan entre dos mundos, entre la ilusión y la Verdad.

 

Los cambios que suceden en este momento en vuestra fisiología, así como en vuestra psicología, no dejarán ninguna duda sobre lo relativo a lo que se vive, independientemente de los trastornos que resultan de ello, si existen. Recordad que en esos momentos, la naturaleza, las noches, las Teofanías, os serán ofrecidas a cientos, lo que os permitirá de alguna manera, digerir e irradiar esta nueva intensidad de la Luz. Os volveréis radiantes, hagáis lo que hagáis, queráis lo que queráis, y esa radiación tomará la primacía sobre vuestro funcionamiento habitual existente antes de este momento. Os parecerá quizá, en ciertos momentos, que incluso las palabras que salen de vuestra boca no son vuestras palabras sino el soplo del Espíritu. Y os parecerá al tocar a un ser humano, a un vegetal, a un animal, que hay una efusión de energía -de Fuego, que emana de vosotros y se dirige hacia el objeto o el sujeto que tocáis.

 

Así, vosotros enjambraréis la Luz, sobre la Tierra, irradiaréis el Fuego del Espíritu, irradiaréis el Coro de los Ángeles y vuestra dimensión de Eternidad a quienes quieran acogerla, a quienes quieran reconocerla, sin esfuerzo, sin preguntas y sin intención, simplemente por vuestra presencia y vuestra acogida.

 

Este proceso de pilares de Luz, que puede ir acompañado o no de Cristo en vosotros, no importa, aunque haya una conjunción de la revelación de Cristo interior con esta radiación de Luz y, por tanto, de este pilar de Luz.

 

De todas formas, cualesquiera que sean vuestras preguntas en ese momento, porque pensaréis que muchos hermanos y hermanos humanos no están al corriente de nada y que serán los últimos en vivir los procesos, ellos no tendrán necesidad de explicaciones ni de puntos de referencia para comprender lo que están viviendo, porque la Alegría, la Paz y el sentimiento de extrañeza y de asombro prevalecerán sobre el resto de sus vidas.

 

No olvidéis que la mejor manera de favorecerlo, si eso afecta a los pilares de Luz, es volver vuestra mirada al interior, velar y orar, y llevar vuestra conciencia al Corazón del Corazón, a vuestra morada, como dijo Cristo.

 

Habrá un número de pilares de Luz. No os daré el número porque os llevaría a una serie de hipótesis emitidas y citadas en la Biblia que no corresponden con exactitud a lo que han entendido los exegetas y teólogos.

 

Cuando el número de pilares llega a cierta cantidad y a cierta densidad, sea la que sea con relación a eso, sean anterior o posterior a la Llamada de María, os permitirá comprobar por vosotros mismos que estáis liberados independientemente de vuestro destino o de vuestra supervivencia o no, en el período posterior a la Llamada de María.

 

Todas las estructuras vibrales -correspondientes como sabéis a vuestro cuerpo de Êtreté, en particular al nivel de tetraquishexaedro del corazón como a todas las Puertas y Estrellas de vuestro cuerpo-, permitirán entonces vivir con toda lucidez vuestro cuerpo de Êtreté tanto si está presente vuestro cuerpo físico como si ha habido transubstanciado en la Luz. Estéis o no presentes, en la superficie de la Tierra, no habrá ninguna diferencia.

 

Muchos de vosotros seréis llamados para uniros a ciertos pueblos galácticos, bien para permanecer aquí y trabajar en el sentido de servicio después de la Llamada de María o para ser puestos en libertad sin tener que pasar por los Círculos de Fuego ni sobre la atmósfera de esta tierra en regeneración que, os recuerdo, pasa de la Tercera Dimensión a la Quinta Dimensión, poniendo fin a la existencia carbonada.

 

Los pilares de Luz de vuestros cuerpos, cuando estén instalados, os permitirán todo eso y más todavía. La historia de vuestro personaje, de vuestra vida, de vuestras experiencias anteriores en esta vida, se desvanecerán poco a poco en vosotros y dejarán espacio a vuestra verdadera Eternidad, haya cuerpo físico o no.

 

Si tenéis que vivir eso, recordad algunos de mis consejos: la naturaleza, el agua, la hidratación, el lavado de manos y de pies facilitará de alguna manera, la transición. Recordad también que no todos, incluso los liberados vivientes, tenéis que vivir este proceso que afecta a ciertos hermanos y hermanas humanos, en este período.

 

Cuando la cantidad de densidad, tanto de los pilares de Luz entre el Cielo y la Tierra o en vosotros, se alcance, entonces constataréis la aparición, en vuestro cielo, de Nibiru y, por consiguiente, la Llamada de María será experimentada un poco antes, durante o después de la visibilidad de Nibiru. Nadie sabe la fecha, pero eso está inscrito en un futuro próximo.

 

La noción de tiempo se volverá elástica, realmente. Algunos de vosotros tendréis la impresión de vivir días de treinta horas y otros, días de diez horas, mientras estáis sometidos a las mismas salidas y puestas de sol. Vuestra conciencia se volverá entonces eterna y, por tanto, independiente de los ciclos noche-día. Eso se reflejará ciertamente, más allá de las desapariciones, ya que muchos de vosotros seréis portadores de este proceso, por una disminución o desaparición, por su inutilidad en esos seres, de lo que llamáis sueño y también de las necesidades fisiológicas como la alimentación, las necesidades habituales normales de todo organismo que vive en este mundo, serán profundamente limitadas. Eso no quiere decir que vuestro metabolismo se ralentice, sino que vuestra vida no tiene necesidad de alimentar este metabolismo porque la Luz se ocupa de ello.

 

Los procesos místicos, los carismas diversos y variados, estarán cada vez más presentes en la superficie de la Tierra, no solamente en los portadores de estas columnas de luz, sino en muchos hermanos y hermanas de la humanidad. Fijaos y estad atentos, si tenéis la oportunidad de escuchar, lo que dicen los niños antes de los catorce años y, sobre todo, antes de los siete; fijaos en lo que ellos manifiesten durante este período porque ellos están mucho más permeables, incluso más que un Liberado Viviente, al no tener las estructuras bloqueantes que existen en la Tercera dimensión, porque la estructura mental no está desarrollada, por debajo de esa edad.

 

Mirad también a los animales. Cuando digo animales, hablo sobre todo en un primer momento del pueblo de las aves que serán más sensibles, digamos, para responder a la buena nueva. Los movimientos de las aves, los cantos de los pájaros, alcanzarán entonces una tonalidad profundamente diferente. El comportamiento de las aves os parecerá también completamente inusual. Los mensajeros de la Luz representados por ciertas aves, irán hacia vosotros o delante de vosotros. Se acercarán a la naturaleza. No os sorprendáis, aprovechad los momentos de la Teofanía y os daréis cuenta que la Teofanía no afecta únicamente a las conciencias humanas sino también a las conciencias animales y, sobre todo, en un primer momento, al pueblo de las aves.

 

Estáis invitados, en este período, tanto si albergáis un pilar de Luz en vosotros o no de momento, a que os aligeréis. No hablo de vuestras cargas, hablo simplemente de vuestra conciencia. El aligeramiento no es un trabajo ni un esfuerzo, ni una comprensión sino simplemente una voluntad permanente, una tensión hacia vuestro corazón y hacia nada más. Poned el Amor delante, decía el Comendador, poned el Amor detrás, poned el Amor dentro, fuera, a derecha, a izquierda, arriba, abajo. Así facilitaréis el último retorno -o basculamiento, más exactamente- de vuestra conciencia hacia la Eternidad.

 

Muy a menudo, para los que son portadores de la columna de Luz, el basculamiento de la conciencia se hará en el sentido horario, de 90 o 180 grados, como si volvierais al interior de vosotros mismos. Recordad que eso significa vuestra conexión no solamente a vuestra MerKaBah interdimensional personal, sino a la MerKaBah interdimensional colectiva que os dará acceso, como he dicho, a toda la Confederación intergaláctica de los Mundos Libres, llevándoos a intercambiar, a entrar en relación, comunicar con esos pueblos con una gran facilidad.

 

Eso significa también que diversas voces se elevarán en el mundo entre esos portadores de Luz, en tanto que mediadores de la Fuente, llamando a la Redención. No se trata de falsos profetas, se trata simplemente de despertadores, de los testigos de los últimos días. Os llamarán a veces con diferentes palabras dependiendo de su cultura y de su origen, al arrepentimiento, a la redención y al reconocimiento de la Luz y del Amor. Este movimiento lo esperamos y lo sabemos ya, de antemano, será como una epidemia o una pandemia que afecta poco a poco a más y más conciencias; todo eso en un lapso de tiempo entre ahora y hasta la aparición de los cantos del Cielo y de la Tierra, de la visibilidad de Nibiru y de la Llamada de María.

 

No puedo daros la duración, solo puedo daros el comienzo del proceso, como he dicho que es el 8 de mayo a las 8:00 horas de la mañana, en el horario del lugar desde el que hablo.

 

Sin embargo. Y algunos de vosotros podéis haberlo pensado porque ha sido anunciado, las radiaciones Arcangélicas se terminarán -no las Teofanías-, a la décima sesión, a más tardar. Eso os deja un lapso de tiempo que corresponde a las tres semanas restantes del mes de mayo y también la primera semana de vuestro mes de junio para perfilar y ajustar lo que haya que ajustar en vosotros de forma prioritaria. Os recuerdo que eso no requiere un trabajo de comprensión o de aclaración por el mental, sino exclusivamente una salida precisamente de toda voluntad de comprensión, de explicación o de cuestionamiento.

 

La interioridad o si preferís, el cambio de polaridad de vuestra personalidad que se podría llamar, introversión, se volverá mucho más importante que la extroversión. Os volveréis seres interiorizados, incluso los más exteriorizados de vosotros. Eso os permitirá constatar en el interior de vosotros mismos, esa alquimia final que se desarrolla para ser  lo más eficientes posible si sois portadores de ese pilar de Luz, para irradiar Amor y convertiros vosotros mismos en pilar de Luz irradiando Amor, preocupados únicamente por esa alegría y esa felicidad.

 

Os daréis cuenta de que si aceptáis lo que se os propone, ya ninguna de las contingencias materiales, tanto de orden físico como de orden social o familiar, podrá afectaros. Comprenderéis entonces, fácilmente que todas las soluciones están en vosotros, como siempre se os ha dicho, haciéndoos así no solo libres sino totalmente autónomos.

 

Reposa, entonces, sobre vuestros hombros, una responsabilidad: la responsabilidad del Amor, la responsabilidad de la Verdad y la responsabilidad del anuncio hecho al mundo. Este anuncio no debe ser hecho de manera abusiva sobre el final de este mundo y de esta dimensión, sino únicamente sobre el aspecto del Amor. Atreveos a proclamar y declamar el Amor, manifestad vuestro Amor ante cada cosa, ante cada objeto, ante cada situación, así como ante cada persona con la misma intensidad y la misma regularidad. De cualquier forma, será muy difícil resistirse a esto. El impulso del Amor y la impulsión Metatrónica os harán justamente amar a todo con lo que os crucéis, todo lo que encontréis, ignorando toda contingencia personal o toda reticencia vinculada a la persona o a la historia.

 

Se os recomendarán otras cosas, pienso en particular en lo que os comunique Hildegard de Bingen, relativo a una poción que permite facilitar la instalación tanto del pilar de Luz, como de Cristo en vuestro corazón, en vuestra morada. Habrá otras recomendaciones dadas creo que por el Comendador de los Ancianos en el momento en que se experimente. Lo más importante, independientemente de esas ayudas que os serán desveladas, será por supuesto, el movimiento de vuestra conciencia y la aceptación de vuestra conciencia que es previo a todo lo demás.

 

…Silencio…

 

He terminado con lo que tenía que entregaros. Permitidme a mi turno, instalar con vosotros una Teofanía -con mis características- en este instante, estéis donde estéis, sea cual sea el momento en que leáis u oigáis mis palabras y mi Presencia.

 

Ehieh Asher Ehieh.

 

…Silencio…

 

Yo soy Lord Metatrón. En el Amor del Uno, os saludo. Adiós.

 

 

 

 

2 comentarios: