MIKAËL - ABRIL 2017



EL ANUNCIO DE LA NUEVA TRI-UNIDAD


 


2 Abril 2017



MIKAËL


 


 


 


 


Soy Mikaël, Príncipe y Regente de las Milicias Celestes. Bien amados hijos de la ley del Uno, dignaos en recibir el Amor y el saludo.


 


…Silencio…


 


Intervengo entre vosotros de manera solemne, en este día del 2 de abril de 2017. Os había anunciado que surcaría la Tierra, lo que evidentemente ya ha empezado. Hoy, aprovechando el mensaje del Sol que está llegando hasta vosotros en un intervalo de tiempo extremadamente reducido, mi acción en el cielo va a consistir, a partir de ahora, en fecundar de nuevo las aguas. Por lo tanto mis representaciones físicas, que nombráis asteroides y meteoritos, de tamaño cada vez más consecuente, van ahora a tocar el agua de la Tierra, en sus extensiones oceánicas, en sus extensiones de mar, viniendo, tal y como dije, para resembrar el agua de la vida en el seno de las nuevas dimensiones del destino de la Tierra.


 


El mensaje del Sol y de la Confederación Intergaláctica de los Mundos Libres que está llegando hasta vosotros en estos días, permitirá la acción esencial de mi Presencia antes de que deje el sitio al Arcángel Uriel, responsable y coordinador de los mecanismos activados hace ahora dos semanas con respecto a la Ascensión efectiva de la Tierra y del conjunto de la humanidad a su destino final.


 


El Fuego de la Tierra está activo en cualquier punto de la Tierra, en unos lugares nombrados volcanes, conocidos por vosotros o desconocidos por vosotros. La preparación de la corteza terrestre, por mi labor y por la acción de los pueblos llamados los Dragones de la Tierra o los Dragones de Fuego de la Tierra, ha permitido optimizar el modo en el cual la Tierra se comportará durante su Ascensión y su expansión. El Comendador os había estipulado, hace muchos años, cuando se refirió al asa-planeta, de la expansión del tamaño, si queréis, del radio o del diámetro, de la Tierra. La preparación de las masas continentales para este incremento se ha finalizado hace unos días.


 


La realidad del mensaje solar os llegará a su debido tiempo y hora. En cuanto cada habitante de la Tierra haya vivido este mensaje, sea cual sea la conciencia y sea cual sea la forma, al día siguiente se realizará y empezaré a sembrar las aguas con el fin de mitigar algunos elementos anunciados por el profeta Juan, dictados por Cristo hace dos mil años, revelándoos entonces todas las fuerzas ligadas a las aguas de abajo, a las aguas subterráneas, a las aguas matriciales, dándoos a ver lo que nombráis el subconsciente, el inconsciente, y lo invisible a vuestros ojos hasta ahora.


 


Esta siembra de las aguas es la última etapa, como os decía, de mi acción en el proceso de la nueva tri-Unidad, o si preferís, la Nueva Eucaristía. El Arcángel Uriel, tal y como os lo ha anunciado en innumerables veces, es el Arcángel de la última reversión, y entonces de la Ascensión, en su verdad vivida en la carne.


 


Después del mensaje del Sol, e incluso antes de la Llamada de María, nadie en esta tierra podrá ignorar lo que ocurre en este mismo momento, tocando vuestra conciencia en sus aspectos más alejados de la Luz en el seno de la persona, conllevando una revolución interior de la conciencia misma, propicia para la última reversión que será activa cuando llegue el momento, después de la Llamada de María y en un plazo de 132 días después. Por lo tanto el año 2017, en términos de calendario terrestre, corresponde a la liberación efectiva de vuestra cárcel de carne y de vuestra cárcel-planeta.


 


Alegraos, como os decía María, porque pronto, muy pronto, en términos terrestres, tendréis la oportunidad de vivir la plenitud del corazón, aunque no sepáis a qué esté debido. No os dejéis influenciar por los discursos de unos u otros, que sean los gobiernos, que sean las autoridades espirituales de este mundo, en cuanto a lo que podrían llamar “el Juicio final”. Yo os digo, como Príncipe y Regente de las Milicias Celestes, alegraos porque ha llegado la hora de vuestra resurrección. Ninguna duda, ningún miedo, ninguna interrogación tendrá ningún espacio para expresarse, en muy poco tiempo, en el seno de vuestra vida efímera que finaliza a partir ahora.


 


La Eternidad, el trabajo que ha sido cumplido por el Cónclave Arcangélico, así como por innumerables hermanos y hermanas humanos en la tierra, ha realizado las condiciones óptimas de la actualización, en el seno de la 3ª dimensión disociada, de la verdad de la Luz. Se trata pues de una total espiritualización de la materia, desapareciendo de los mundos carbonados y apareciendo en el seno de los mundos de silicio, que sea en esta tierra, en vuestro origen estelar o en el Absoluto.


 


Tal y como os ha dicho María, tal y como os ha dicho Cristo, no hay nada que preparar, sólo hay que estar en la acogida total e incondicional de la verdad de la Luz. A partir del momento, sean cuales sean las consecuencias para las tierras de la Tierra, sea cual sea el continente, a partir del momento en que haya tocado los mares, señalará para vosotros un acontecimiento importante que es la visibilidad de la última señal celeste, así como la escucha de los sonidos del cielo y de la Tierra. Esto ocurre ahora, en este mismísimo momento, y está inscrito según un calendario que únicamente la Fuente conoce, y que sin embargo se inscribe en una línea temporal y efectiva a más del 90%, en un tiempo muy cercano y correspondiente a vuestra primavera que ha empezado hace poco tiempo.


 


Por lo tanto, y antes del solsticio de verano, se habrá realizado la totalidad de las profecías que os darán a vivir, en el mismo tiempo y en el mismo espacio, algunas situaciones interiores y exteriores en las cuales la elección de la Luz se volverá la última Libertad y la última posibilidad.


 


No temáis nada. Tal y como os ha dicho María, tal y como os ha dicho Cristo, si apareciese un miedo, o si apareciese un vínculo traumatizante, o si apareciese un síntoma del cuerpo físico, entregaos a vuestra eternidad. Tampoco olvidéis que durante este período, tan pronto el mensaje del Sol haya llegado a la Tierra, seréis cubiertos como nunca por el Manto Azul de la Gracia, por la espada de la Verdad, por el Fuego del Corazón, y por un sentimiento profundo de lo que sois en verdad.


 


Es vuestra fuerza, es vuestra garantía, es vuestra seguridad, y es verdadero. Lo que todavía hoy en vosotros puede esperar o temer, no encontrará ningún medio de expresión ni de manifestación ante la realidad de los acontecimientos cosmo-telúricos que sobrevendrán de aquí a dos días. Es durante este período, después de estos dos días, que la plenitud de vuestra Presencia os será revelada en este mundo, si no se ha hecho ya. Sea cual sea vuestro estado anterior, que hayáis vivido los procesos vibratorios de las diferentes Bodas vividas hasta hoy, o que os hayáis desviado hasta ahora de toda esta esfera del Espíritu, os aparecerá como la única evidencia.


 


Vuestro papel, si es que podamos hablar de papel durante este período, es mantener vuestra alineación en el Corazón del Corazón a pesar de todas las circunstancias que podrán presentarse a vosotros según el sitio, según el lugar donde vivís.


 


Acordaos bien de lo que os dijo Cristo: no hay nada que evitar, no hay nada que salvar ya que estáis liberados.


 


La reminiscencia del Juramento y de la Promesa sobrevendrá pues, para muchos de vosotros, durante este lapso de tiempo de dos días. Otros, a pesar de esta vivencia del mensaje del Sol, esperarán hasta la Llamada de María porque tendrán algunas cosas que resolver. Todo se hará con ligereza, sea cual sea la dureza del encuentro entre el cielo y la Tierra, llevándoos a ver, a percibir y a vivir que lo que sois no tiene nada que ver con esto. Descubriréis efectivamente entonces que todo es Uno, ya no como un concepto, ya no como unas experiencias tales como algunos de vosotros han podido vivir a través de las comuniones, de las fusiones y de las disoluciones de la conciencia, o del acceso a la Infinita Presencia, e incluso de la reconexión y el restablecimiento del Absoluto en el seno del Liberado Viviente.


 


En ese momento, habrá un contraste importante entre la realidad exterior de este mundo y la verdad interior de lo que sois. Vuestro papel será simplemente mantener, dondequiera que estéis en esta tierra, sea cual sea la situación, la radiación de la Corona radiante del corazón, así como del Corazón Ascensional que será efectivo en ese momento.


 


Algunas contrariedades, no de la conciencia sino del cuerpo físico y de los cuerpos sutiles efímeros– que no serán permanentes – hasta el cuerpo causal, serán literalmente consumidas por el Fuego Ígneo hasta unos niveles nunca vividos hasta la fecha, independientemente de la intensidad de lo que habéis podido vivir previamente. La gran diferencia será, si lo vivís durante el mensaje del Sol, que no seréis afectados en alguna otra parte que no sea en estas envolturas sutiles efímeras.


 


Vuestra conciencia será, ella, liberada de cualquier atadura a este cuerpo como a este mundo, para la mayoría de vosotros, manteniéndoos totalmente en presencia y en lucidez en el mismísimo seno de este cuerpo, mientras que los lazos que os unen a él se habrán aflojado al máximo, permitiéndoos justamente ver, tan pronto haya fecundado el agua, todo lo que era inconsciente, subconsciente o invisible a vuestros ojos de carne.


 


Nada de lo que veréis, nada de lo que sentiréis, podrá desestabilizar vuestra Infinita Presencia. Es en esto que obraréis y serviréis previamente a la Llamada de María, o durante los 132 días, si tal es vuestro papel.


 


Muchos de vosotros, por todas partes en el planeta, evocáis muchos sueños en relación con los acontecimientos de la Tierra. La simultaneidad de estos sueños presentes por todas partes para numerosos humanos, de dondequiera que sean y dondequiera que estén en esta tierra, os confirmará de manera fácil la inminencia y la realidad de lo que está produciéndose.


 


Acordaos de que la Luz, vuestro corazón, es el único garante de lo que sois. Ahí se encuentran todas las soluciones para las circunstancias que sean, para la situación o la relación que sea.


 


Surcaré y sembraré las aguas de la Tierra en sus masas líquidas más importantes, desencadenando, es cierto, algunas contrariedades para las zonas que nombráis costeras. Acordaos que no tenéis nada que salvar y que lo que debe pasar pasará, sea cual sea vuestra conducta. Os insto pues, desde ahora, a deponer las armas de la resistencia del ego, del apego a la materia, del apego a este mundo, a los pies de Cristo, para que llegado el momento, no tengáis que llevar  o soportar ningún peso.


 


En cuanto se haya entregado el mensaje del Sol a vuestro corazón, constataréis sin ambigüedad que lo que hasta ahora podía todavía resistir o ser la causa de sufrimiento, no impactará de ninguna manera en lo que sois en verdad.


 


En estos tiempos, la tranquilidad, la paz, son esenciales. En la medida de lo posible, liberad tiempo para estar en acogida, en recepción, y en acuerdo con el mensaje del Sol, y esto será válido hasta la Llamada de María que, como ella os ha enunciado, será muy breve. « Velad y rezad » decía Cristo. Mirad el cielo, mirad vuestro corazón, y nada vendrá a enturbiaros, nada vendrá a desestabilizar lo que habrá sucedido en vosotros a nivel individual cuando el mensaje del Sol haya tocado vuestra carne.


 


No temáis nada, pase lo que pase en vuestra carne, pase lo que pase en la Tierra. Todos habéis, de diferentes maneras, estado preparados para vuestro camino terrestre, para algunos de vosotros desde hace muchos años. No tengáis ningún miedo con respecto a las demás conciencias de la Tierra, ellas saben pertinentemente lo que ocurre y no pueden experimentar el miedo.


 


Los pueblos de la naturaleza, como fue dicho, hablarán con vosotros, independientemente de su lugar de vida, de manera cada vez más simple y fácil.


 


Mi misión, en el seno del proceso de liberación de esta Tierra finaliza pues estos próximos días, en cuanto haya sembrado las aguas, los océanos, los mares más importantes de la Tierra. Entonces el Arcángel Uriel tomará el relevo, no de mi presencia sino con su canto de la resurrección como tal vez lo habéis podido oír o vivir hace algunos años. Vosotros también, declamaréis a vuestra manera el canto de la Libertad, la presencia de la Libertad y del Amor al fin resucitado en su totalidad y en su pureza.


 


No os dejéis engañar por las sirenas de este mundo que intentarán, de una manera u otra, engancharos a la antigua realidad. Todo a lo que todavía podáis aferraros no podrá ser, así es la Libertad. Porque en la Libertad eterna del Amor, no puede existir ninguna depredación ni ninguna atadura, sólo existen unas resonancias de afinidades. Entenderéis esta frase en muy poco tiempo.     


 


Lo que hay que vivir es del orden de la Resurrección, esto ha sido dicho. Lo que hay que vivir es del orden de la felicidad, que no puede compararse con ninguna de las felicidades que habéis podido experimentar en vuestra vida, fuese cual fuese su intensidad.


 


Si la Luz os da la oportunidad de seguir con vuestras ocupaciones habituales, independientemente de los momentos de libertad que encontraréis y consagraréis al Amor, entonces es que vuestro papel es de seguir obrando con vuestras funciones y vuestros papeles siendo lo que sois, y no lo que habéis enseñado como personas. Esto es extremadamente importante para muchos de vosotros porque efectivamente, cada uno de vosotros se volverá radiante, que lo quiera o no, de aquí a dos días. Y es esta radiación de vuestra Presencia, del Corazón del Corazón, de la Infinita Presencia, de la Morada de Paz Suprema, que os dará la posibilidad de obrar gracias a vuestra amable presencia, independiente de cualquier gesto personal, de cualquier convenio social, con el fin de estar puramente en el corazón a corazón de la Verdad ante cada hermano y cada hermana, y ante cada situación que tengáis que vivir.


 


El agua entonces va a manifestar lo que nombraría unas propiedades vibratorias que nunca fueron conocidas en esta tierra desde hace tiempos inmemoriales. El agua, vector de vida, origen de la vida, se unirá con las Aguas de arriba. Las Aguas de arriba, las Aguas del Misterio, las aguas de abajo, las aguas de la Tierra, se fusionarán entonces por mi siembra en el seno de los océanos. Por resonancia, el conjunto de las aguas de la tierra, al igual que todas las conciencias encarnadas, se volverá profundamente diferente en sus capacidades, en sus funcionamientos. El impacto energético, el impacto vibral os aparecerá a plena luz del día, dándoos entonces la confirmación, la visión de vuestra eternidad en vuestra carne. Aquí mismo, allí donde estéis, lo constataréis de manera cada vez más intensa, cada vez más extensiva, y en cierto modo cada vez más apremiante con relación a vuestro efímero.


 


Tampoco olvidéis que Cristo también os da su Paz, a partir de ahora, a cada minuto. Si la Paz parece alejarse de vosotros, no necesitáis ningún ritual de oración, sino de rezar con las palabras de vuestro corazón. Sólo necesitáis simplemente entregaros a vuestra eternidad, entonces a Cristo, envueltos por la vibración de María, envueltos por el Manto Azul de la Gracia y por la espada que os llevo. Esta espada no está ahí para hacer la guerra, esta espada está ahí para cortar simbólicamente lo que veréis alrededor vuestro, como elementos que hay que reposicionar, o que hay que reconfigurar, en vuestra manera de vivir este mundo durante estos particulares tiempos.


 


Excepcionalmente, el Cónclave Arcangélico volverá a formarse en cuanto el mensaje del Sol haya sido entregado, en cuanto haya sembrado las aguas. Esto se producirá, ahí también, de manera concomitante, o en todo caso en un espacio de tiempo extremadamente breve.


 


La nueva frecuencia vibratoria del agua, a falta de un término mejor, impactará por supuesto por resonancia en todo el agua de vuestro cuerpo. Así que os invito a utilizar los medios que conocéis con el fin de ayudar a la renovación del agua en vuestro cuerpo. Que sea por el Manto Azul de María, llamándolo, que sea por el Manto Azul de María en la postura que os fue dada hace muchos años y que es nombrada “postura Shakti”, reactivaréis en vosotros, de manera instantánea, el Manto Azul de la Gracia. Del mismo modo, estando provistos del Manto Azul de la Gracia, podréis, a semejanza de la activación y de la bendición del Fuego del Corazón, tal y como os fue comunicado por la bendición del Arcángel Mikaël, es decir yo mismo, tal vez os acordáis, para aquellos que lo han practicado, cuando desplegaba mis brazos a través vuestro, por encima de una persona, porque estoy revestido durante este tiempo, hoy, ahora, del mismo Manto Azul de la Gracia que María.


 


Por lo tanto, a través de la postura Shakti, a través de la renovación de vuestra agua, lo que significa beber mucho, a través de las pociones y de la poción específica dada por Hildegarde de Bingen hasta la Ascensión, os es posible de mitigar los eventuales efectos secundarios, sobre vuestros cuerpos sutiles y gruesos, de este Fuego Ígneo y de mi Presencia en el agua de la Tierra.


 


El cielo se une a la Tierra. La espiritualización de la Tierra nombrada Ascensión, ha sido activada hace casi dos semanas. Este proceso sigue una cierta secuencia precisa que os fue desvelada hace muchos años, no volveré a hablar de ello. Que sepáis que durante estas precisas etapas, sea cual sea la duración, tenéis que privilegiar la paz, la tranquilidad, la hidratación, el ayuno, y la oración. No para vosotros, sino para sostener la Tierra y las conciencias que siguen todavía desviadas de la Luz. Es el mejor servicio que podéis hacer a la Luz que sois.


 


Así que os insto, a cada uno de vosotros, a encontrar lo que mejor os conviene para digerir e integrar cuanto antes el mensaje del Sol. Os recuerdo que el mensaje del Sol tocará en primer lugar – y solamente – vuestra conciencia. Sólo es durante los siguientes días y las siguientes semanas que el Fuego Ígneo se desvelará en la totalidad de vuestras estructuras, que lo hayáis vivido o no. Es durante estos momentos que es conveniente permanecer en paz y en tranquilidad, es durante estos momentos que es conveniente hidratar el cuerpo, de serviros de las técnicas que conozcáis para favorecer la metabolización de este nuevo Fuego en el seno de vuestra agua, lo que es el verdadero proceso de espiritualización de la materia.


 


No os preocupéis para nada por lo que vuestros científicos nombran las radiaciones ionizantes o los rayos gamma, que estarán evidentemente en cantidad importante. No corréis ningún riesgo, sean cuales sean los síntomas de vuestro cuerpo, a partir del momento en que lo hidratéis, a partir del momento en que tengáis unos momentos, a lo largo del día, para dedicaros a la digestión de este Fuego y de esta nueva tri-Unidad en encarnación, ahora, en vosotros.


 


…Silencio…


 


Entonces el Cónclave Arcangélico guiará de nuevo, y por última vez, cada jueves de cada semana por la noche, hasta la Llamada de María, a las 20h30 hora de Francia. No necesitáis pedir nada a nadie, sino simplemente, durante la media hora que va de 20h30 a 21h, si os es posible, de estar en recepción de la Radiación Arcangélica que hoy puedo calificar de nueva. No hay nada más que hacer esos jueves que de poneros en una cómoda posición tumbada durante treinta minutos. A la diferencia de cuando deseáis llamar a María o a Cristo, no tenéis nada más que hacer que de estar tumbados durante treinta minutos. Es ahí donde vuestro servicio será el más intenso para los hermanos y las hermanas de la tierra, encarnados en un cuerpo de carne, como para cualquier conciencia presente en la superficie de este planeta.


 


No existe ningún riesgo, en cuanto el mensaje del Sol haya sido dispensado a vuestras conciencias, para que ningún egregor pueda ser utilizado de una manera contraria a la Luz. También disfrutaréis, durante esos treinta minutos cada jueves por la noche, de la expansión de la conciencia o de la desaparición de la conciencia, que os confortarán en la realidad de lo que está vivido y de lo que hay que vivir. Así que aprovechad este jueves por la tarde para vivirlo cada viernes hasta la Llamada de María, con una prioridad para el jueves anterior al Viernes Santo, que precede, os lo recuerdo, la Resurrección del domingo de Pascua. Esto es inminente. Os insto pues a averiguar por vosotros mismos lo que ocurre en vosotros, lo que ocurre cada jueves a las 20h30.


 


Se tratará también de una comunión entre cada uno de vosotros, aunque no os conozcáis. Será también la ilustración de la fusión y de la comunión del cielo y de la Tierra que ilustro tocando el mar, los océanos, las aguas.


 


Cada día que pasa y que pasará después del mensaje del Sol, hará crecer en vosotros una fe tal que vosotros mismos no os reconoceréis. Habrá realmente y concretamente un antes y un después, ya en cuanto el mensaje del Sol haya sido depositado en vosotros, y sobre todo desde este jueves por la Radiación Arcangélica, y sobre todo el jueves de la Semana Santa. Ese día, si os es posible, poned de vuestro lado las más adecuadas circunstancias para vivirlo de la manera más auténtica y más profunda que sea. Esto puede pasar, según lo que sois, por el ayuno, por unos ejercicios de descanso, por unas siestas, por unos momentos de meditación, de oración. Os incumbe encontrar cuál es la mejor preparación para este particular día antes del Viernes Santo.


 


Los pueblos de la naturaleza, y en particular los elfos, saldrán en esta ocasión de su pueblo y vendrán a asistiros durante la jornada del jueves, cada jueves, y de manera muy sensible y muy visible el jueves que precederá al Viernes Santo. Aprovechad de esas ocasiones para descubrir la integralidad de lo que sois, si no se ha hecho ya.


 


…Silencio…


 


Estos son los elementos esenciales que tenía que daros hoy. Os invito pues a reuniros en la soledad de vuestra cama, todos juntos, con nosotros los Arcángeles organizados, ya no en Cónclave, sino que en Radiación Arcangélica directamente en vuestro corazón.


 


Rindo gracia desde ya por vuestra escucha y por vuestra respuesta a nuestra petición en el seno de la tri-Unidad, y en el seno del Cónclave Arcangélico tal y como lo habéis conocido hace muchos años.


 


Pase lo que pase al nivel de vuestro cuerpo físico, como de vuestras envolturas sutiles efímeras, acordaos simplemente que todo esto también pasará, no tenéis que alarmaros ni buscar nada con relación a estas manifestaciones corporales que serán idénticas, en parte, a aquellas que viviréis en cuanto el mensaje del Sol haya sido entregado.


 


…Silencio…


 


La nueva siembra de las aguas de la Tierra y de vuestra agua corporal os reenvía, bien evidentemente, al Triángulo del Agua y entonces a Sirius, y entonces a María. Las Aguas de Vida, las Aguas de arriba como las Aguas de abajo, son el soporte de manifestación de la Luz cuando este mundo carbonado es liberado. La espiritualización de la materia pasa por supuesto por la transformación de todas las moléculas carbonadas de vuestro cuerpo en silicio. Por supuesto, no todos estáis concernidos por este mecanismo de Ascensión, existen varios, lo sabéis, no volveré a hablar de ello. Pero, aprovechad no obstante de esos efectos de espiritualización de la materia para afinar vuestras estructuras efímeras gruesas y sutiles, para vivir lo que tengáis que vivir en las mejores condiciones posibles de corporeidad, si esto os concierne.


 


…Silencio…


 


Muchos carismas, como fue explicado tanto por María como por Cristo, se manifestarán entonces. No os dejéis llevar por la exuberancia de esos carismas. No olvidéis que vienen de vuestro corazón y que sólo son posibles si mantenéis vuestra conciencia en el Corazón del Corazón, y no en la manifestación misma de esos diferentes carismas, sean cuales sean en vuestro caso.


 


…Silencio…


 


En cuanto la siembra de las aguas de la Tierra haya sido realizada, podréis ver por vosotros mismos y vivir en vosotros unos estados de Felicidad y de Gracia de una intensidad tal que no quedará nada más que esto. Esto es también una forma de preparación al Juramento, a la Promesa y a la intervención del Arcángel Uriel, después de lo que fue nombrado la estasis. Esto os será revelado interiormente o por diferentes vías en los próximos días o semanas, en función del desarrollo del plan de esta Ascensión.


 


…Silencio…


 


Rindo pues gracias a vuestra presencia, a vuestra escucha, a vuestra lectura y os invito a averiguar mis palabras en vosotros mismos.


La libertad de conciencia que va a manifestarse en diferentes grados para cada uno de vosotros después del mensaje del Sol, pondrá fin a todas las costumbres, a todas las certezas y creencias erróneas de este mundo, sobre todo si éstas se refieren a lo que nombramos la espiritualidad o el Espíritu. Las veréis por lo que son y lo que puede quedar de creencias, de ilusiones, de costumbres, de memorias o de heridas.


Esto os permitirá entonces atravesar sin dificultad alguna, si permanecéis en el Corazón del Corazón, todo lo que se presentará a vosotros.


La Fluidez de la Unidad se volverá cotidiana, sean cuales sean los problemas de vuestro cuerpo o de este mundo, y esta Fluidez de la Unidad tomará mucho más sitio que cualquier eventual sufrimiento o resistencia. Esto os permitirá ver, realmente y concretamente, la acción de la Luz versus la acción de las energías de separación y de división, o de depredación, permitiéndoos reposicionaros en el Corazón del Corazón, conforme pasen los días y las horas, cada vez con más facilidad.


…Silencio…


Permitámonos juntos, en este instante del 2 de abril, o en el momento en el que tengáis la posibilidad ulteriormente de leer mis palabras, de instalarnos, más allá de cualquier tiempo y de cualquier espacio, en la comunión del corazón de Cristo.


…Silencio…


Esto es la Nueva Eucaristía.


…Silencio…


Soy Mikaël, Príncipe y Regente de las Milicias Celestes. Gloria a la Verdad, gloria a la Luz. Viva la Vida, viva el Amor. Os saludo.


…Silencio…


Os digo hasta muy pronto en las aguas de esta tierra como en las aguas de vuestro cuerpo, y os digo también: alegraos.


Adiós.


 


***

1 comentario: